Almacenes automatizados: por qué es imprescindible la mecanización

En el complejo panorama logístico actual, la automatización de almacenes se ha convertido en un factor esencial para la optimización de procesos y la competitividad, especialmente debido a los crecientes volúmenes de e-commerce. Combinar sistemas automatizados con un sistema de gestión de almacén es ya una tendencia básica: según la consultora Gartner: alrededor del 96 % de las empresas ya han desplegado robots en sus almacenes logísticos o tienen previsto hacerlo en los próximos dos o tres años. En este artículo profundizamos en este importante tema.

El qué y el porqué de los almacenes automatizados

Uno de los principios fundamentales de la automatización es optimizar las tareas realizadas por operarios humanos. En un almacén automatizado, máquinas más o menos complejas se encargan de algunas o de todas las operaciones logísticas para alcanzar la eficiencia.
En estos entornos tan exigentes, la automatización ofrece una respuesta pragmática a las dificultades logísticas aportando una serie de ventajas en todos los aspectos de la gestión de almacenes:

  • Aumento de la eficiencia operativa: la automatización acelera las operaciones, reduciendo los tiempos de espera y aumentando la productividad.
  • Reducción del riesgo de error: la automatización reduce drásticamente el riesgo de errores humanos, garantizando que los pedidos se procesen con precisión y superando problemas del pasado como son los errores de picking e inventario.
  • Flexibilidad operativa: en un mundo como el actual, que avanza a un ritmo vertiginoso, la flexibilidad se está convirtiendo en un factor vital para lograr el éxito. Los almacenes automatizados pueden adaptarse rápidamente a las fluctuaciones de la demanda, lo que permite niveles sin precedentes de agilidad operativa.
  • Reducción de los costes: mayor eficiencia significa menores costes. Aunque la automatización requiere una inversión inicial a veces considerable, ofrece un retorno importante de dicha inversión a medio y largo plazo.

Cada una de estas ventajas constituye un paso hacia delante para alcanzar una logística más eficiente.

 

Ventajas Almacén automático Almacén convencional
Operativas
  • Operaciones más rápidas
  • Rápida adaptación al cambio
  • Procesos manuales más lentos
  • Dificultad para adaptarse a volúmenes fluctuantes
Humanas
  • Máxima precisión
  • Reducción del riesgo de error
  • Reducción de la carga de trabajo
  • Mayor riesgo de errores humanos y accidentes
  • Escasez de mano de obra
Financiación
  • Reducción de los costes
  • Retorno de la inversión en un plazo de dos a tres años
  • Mayores costes operativos

Todos los procesos logísticos pueden automatizarse

Todas las operaciones logísticas rutinarias de un almacén pueden automatizarse con máquinas y equipos especialmente diseñados para cada paso del proceso:

  • Recepción y clasificación de productos entrantes: este proceso es de vital importancia para los almacenes que gestionan un gran número de artículos distintos, que operan con cross-docking asignado o que trabajan según un modelo «justo a tiempo». La automatización total o parcial de este proceso incrementa la eficacia operativa. Puede optimizarse con sistemas de clasificación automatizados basados en visión, sistemas de clasificación en bolsas o el uso de robots de manipulación para descargar y clasificar los productos.
  • Transporte interno: imagina una flota de vehículos autónomos que recorren el almacén con una precisión milimétrica. La automatización del transporte interno agiliza el desplazamiento de los productos, reduce el riesgo de accidentes y acorta los tiempos de espera. Los sistemas de cinta transportadora, los vehículos sin conductor (AGV) y los robots móviles autónomos (AMR) mantienen los productos en perfecto movimiento por el almacén.
  • Almacenamiento automatizado: el almacenamiento automatizado es una forma revolucionaria de aprovechar mejor el espacio disponible. Piensa en sistemas de estanterías inteligentes que ajustan automáticamente la ubicación de los artículos en función de la demanda. La gestión del espacio puede optimizarse utilizando estanterías automatizadas con gestión dinámica del inventario y sistemas de almacenamiento y recuperación automatizados (AS/RS).
  • Picking de pedidos automatizado: el picking de pedidos mecanizado redunda en entregas más rápidas y, por lo tanto, en una mayor satisfacción de los clientes. La automatización de este proceso eleva la eficiencia a nuevas cotas, desde la localización de los productos hasta el embalaje final, con sistemas automatizados de picking y localización de los pedidos (pick-to-light, picking por voz y pick-to-cart) y robots de picking que seleccionan los artículos con rapidez y precisión.
  • Embalaje y envío automatizados: pedidos listos para su envío en un abrir y cerrar de ojos. Automatizar el proceso de embalaje y envío no es solo una cuestión de velocidad. También eleva el listón de la calidad, pone fin a los errores de embalaje y aumenta la satisfacción del cliente, todo ello gracias a máquinas de embalaje automatizadas específicas para cada producto, robots de etiquetado y paletización automatizados, sistemas de clasificación de paquetes basados en balizas, etc.

Robots, las estrellas del almacén automatizado

Existen muchas soluciones de automatización, pero los robots son sin duda las estrellas del espectáculo logístico. Además de ser capaces de manipular objetos, los robots logísticos aportan prestaciones inteligentes a algunas o todas las operaciones del almacén. Además, gracias a su adaptabilidad, pueden funcionar de forma autónoma, lo cual los diferencia de otras máquinas automatizadas.

La función clave del SGA en los almacenes mecanizados

El sistema de gestión de almacén (SGA) desempeña una función fundamental en la planificación, coordinación y optimización de todos los flujos del almacén, desde la mercancía que llega y su almacenamiento hasta el envío.

En un almacén automatizado, el software SGA también coordina las tareas asignadas a los distintos sistemas automatizados. En combinación con el sistema de control de almacén (SCA), el sistema SGA es cerebro y sistema nervioso central del almacén automatizado, y el SCA controla las máquinas automatizadas.

Reflex WMS interactúa con esas máquinas y las gestiona a través de su módulo WCS Master, que también extrae y recopila todos los datos en una única ubicación.

Adoptar la automatización: un proceso cuidadosamente planificado

Automatizar un almacén logístico no es una decisión que deba tomarse a la ligera. Es un proceso de cambio estratégico que requiere una planificación y organización cuidadosas:

  • Evaluación de las necesidades: antes de lanzarse de cabeza a la automatización, el primer paso fundamental es evaluar las necesidades específicas, identificar los procesos clave que se desean automatizar y decidir los objetivos concretos que se desean alcanzar.
  • Planificación e implementación: la clave del éxito reside en una planificación meticulosa en cada fase, desde la selección de proveedores de equipos hasta la implementación de sistemas automatizados según las prácticas recomendadas. También es importante poner a prueba el software de gestión del almacén para asegurarse de que pueda adaptarse a futuros cambios.
  • Gestión de cambios: la automatización no se limita a las máquinas, también implica cambios en los métodos de trabajo. Por eso es importante asegurarse de que los empleados reciban el apoyo que necesitan, lo cual ayuda a minimizar las reticencias, fomentar la aceptación y facilitar la transición a una nueva era de la logística.
  • Inversión y rendimiento de la inversión: es esencial analizar los costes iniciales y el posible rendimiento de la inversión, ya que cada euro invertido debería traducirse en una mayor rentabilidad. Si decides tus indicadores clave de rendimiento con antelación, podrás realizar un seguimiento del rendimiento y determinar el retorno de la inversión.

 

¿Listo para revolucionar tu cadena de suministro? Contacta con uno de nuestros expertos en logística para ayudarte en tu proceso.