La automatización de los almacenes logísticos gana terreno

La automatización de los almacenes logísticos no es nada nuevo. Sin embargo, se trata de una tendencia en auge: según Precedence Research, el mercado de la mecanización y la automatización de almacenes logísticos en 2022 estaba valorado en unos 16.230 millones de dólares, y de aquí a 2032 se espera que alcance una valoración de 71.030 millones, con una tasa media de crecimiento anual del 15,91 % entre 2023 y 2032. La automatización de los almacenes incrementa la productividad, limita los riesgos y reduce la carga de trabajo en todos los sectores de la actividad, siempre que las tareas puedan coordinarse y automatizarse en tiempo real.

Automatización de almacenes: una tendencia en pleno auge

En los almacenes –y en todos los sectores de la actividad– el uso de robots y cobots (robots colaborativos) está mejorando la eficiencia operativa y la productividad. Son muchos los factores que están fomentando el uso creciente de la automatización. El principal de ellos es el auge del e-commerce, que obliga a las plataformas logísticas a procesar un gran número de pedidos –especialmente en periodos de gran actividad como Navidad, rebajas, Black Friday y en caso de promociones puntuales– con plazos de entrega cada vez más cortos para poder responder a las demandas de los clientes, que esperan que sus artículos lleguen rápidamente. Los robots realizan algunas tareas de forma más eficiente y con mayor precisión que los operarios humanos, lo cual ayuda a reducir el riesgo de errores, mejora los niveles de servicio y acorta los plazos de entrega. A su vez, esto aumenta la satisfacción del cliente y puede servir de estímulo para el crecimiento del negocio.

Las empresas también recurren cada vez más a los robots logísticos porque la mano de obra escasea: según la encuesta de la consultora Gartner «Supply Chain Technology User Wants and Needs» (La tecnología de la cadena de suministro que el usuario desea y necesita), alrededor del 30 % de las empresas encuestadas apuntaron a problemas a la hora de captar personal como una de las principales dificultades a las que se enfrenta su organización. El 59 % de esas empresas afirmaron, además, que dicha falta de mano de obra les estaba haciendo plantearse la automatización.

Los robots pueden encargarse de tareas repetitivas y de escaso valor añadido, levantar cargas pesadas, manipular productos peligrosos, etc. De esta manera, ayudan a reducir el riesgo de accidentes laborales y trastornos musculoesqueléticos, así como a mejorar el bienestar de los empleados.
Por último, pero no por ello menos importante, la reducción de los costes de adquisición e integración de los robots también está contribuyendo a impulsar su adopción en los almacenes logísticos.

Aumentar la productividad de los almacenes con robots

Todas las tareas que se realizan en un almacén pueden automatizarse, desde la paletización y despaletización, el picking de pedidos y el embalaje, hasta el traslado de productos entre zonas de almacenamiento, el etiquetado, la gestión de inventarios, el transporte de paquetes a los muelles de carga, etc. La automatización también tiene potencial para optimizar el espacio del almacén gracias a un almacenamiento más compacto.

En los almacenes logísticos pueden utilizarse varios tipos de robots:

  • Vehículos sin conductor (AGV)
  • Robots móviles autónomos (AMR)
  • Robots de paletización/despaletización
  • Sistemas de cinta transportadora
  • Sistemas de almacenamiento y recuperación automatizados (AS/RS)
  • Sistemas robotizados de clasificación, embalaje, picking y ubicación de pedidos
  • Robots de inventario
  • Sistemas robotizados de etiquetado
  • Máquinas de montaje de cajas
  • Retractiladoras automáticas
  • Drones, etc.

Automatización de los almacenes: casos de uso por sector

Empresas de todos los sectores, sin excepciones, están desplegando sistemas mecanizados, robots y cobots (robots colaborativos) en sus almacenes logísticos: desde el e-commerce, el sector del comercio minorista y el de fabricación hasta la industria farmacéutica, de procesamiento de alimentos y, por supuesto, los proveedores logísticos (3PL). A continuación, se detallan algunos ejemplos de casos de uso.

  • E-commerce: este sector está más avanzado que la mayoría en lo relativo a la automatización de almacenes gracias al uso de robots y sistemas que permiten transportar los productos a ubicaciones de almacenamiento y estaciones de picking, preparar y montar pedidos, embalar, transportar paquetes a muelles de carga, realizar inventarios, etc.
  • Comercio minorista y distribución: en este sector, los robots se utilizan para la paletización/despaletización, el transporte de los productos a las ubicaciones de almacenamiento y estaciones de picking, el almacenamiento masivo de palets, el picking automatizado de pedidos, el embalaje de productos y el almacenamiento en lineal, el reaprovisionamiento, la realización de inventarios, etc.
  • Fabricación: en las fábricas, los robots se utilizan desde hace muchos años para la producción, la manipulación, el montaje y el control de calidad. Automatizan el aprovisionamiento de materias primas y productos acabados a pie de línea, así como el picking y el embalaje de los pedidos.
  • Procesamiento de alimentos: el envasado, el etiquetado, el co-packing y la paletización son algunas de las tareas que suelen automatizarse en este sector.
  • Productos farmacéuticos y cosméticos: las empresas de la industria farmacéutica y cosmética utilizan robots para los mismos tipos de tareas que en otros sectores se automatizan (picking de pedidos, almacenamiento y recuperación automatizados, paletización y envío). No obstante, los robots también les permiten realizar tareas que requieren un alto nivel de seguridad y de manipulación en condiciones estériles, así como cumplir estrictamente las normativas farmacéuticas.
  • Proveedores logísticos (3PL): los proveedores logísticos emplean sistemas mecanizados, robots y cobots para incrementar la productividad y mejorar los niveles de servicio. Estos abarcan todos los procesos logísticos dentro del almacén: transporte de los productos a las ubicaciones de almacenamiento, picking de pedidos, embalaje, transporte de paquetes, paletización y despaletización, co-packing, carga y descarga de camiones, etc.

Coordinar en tiempo real las tareas asignadas a los robots

Poco a poco, las empresas están desplegando flotas de robots de distintos proveedores para realizar tareas variadas y complementarias. No basta con integrar individualmente cada robot en el sistema de gestión de almacén: los almacenes automatizados necesitan un SGA que pueda coordinar las tareas asignadas a todos los robots a partir de información en tiempo real o prácticamente en tiempo real. Además, el software debe considerar las actividades específicas de la organización y las prestaciones de cada sistema automatizado, para agilizar, facilitar y reducir el coste de la integración de nuevos agentes robóticos.

Nuestro software Reflex WMS presenta un diseño nativo pensado para responder a las dificultades que plantean los almacenes automatizados. El módulo WCS Master agiliza la comunicación con los sistemas mecanizados y los robots al ofrecer una coordinación más eficiente de los procesos mecanizados y/o automatizados.

 

Artículo relacionado : Logística: el operario aumentado, una figura fundamental del almacén conectado

 

¿Te estás planteando automatizar tu almacén? Nosotros te ayudamos. Contacta con nuestros expertos en logística.